Autor
Carmen Díez Medina y Javier Monclús (eds.)
Editorial
Editores Abada
1ª ed.
Colección
LECTURAS
Temática
Arquitectura
ISBN
978-84-16160-81-5
2018, 304 pp., 30 x 24, Rústica
Castellano

Reseña
El libro es el resultado de un trabajo colectivo, compuesto por 32 ensayos a cargo de Carlos Ávila, Raimundo Bambó, Pablo de la Cal, Alejandro Dean, Carmen Díez Medina, Andrés Fernández-Ges, Miriam García, Sergio García-Pérez, Javier Monclús, Orsina Simona Pierini y Basilio Tobías [1]. El volumen responde a un renovado concepto de ‘manual’, tan intencionado como flexible. Nace con la pretensión de convertirse en un libro de referencia en el campo del urbanismo, desde una perspectiva transversal, combinando miradas profesionales y académicas. Por este motivo se estructura en forma de una serie de ensayos temáticos que se presentan como suma de argumentos, con el denominador común de que todos ellos ponen el foco tanto en las concepciones como en las estrategias urbanísticas. La sucesión de ensayos sobre temas y casos diversos no pretende establecer interpretaciones universales, sino destacar algunos episodios relevantes que pueden ayudar también a entender por qué la cultura del plan ha ido dejando paso a otras formas de urbanismo, desde el proyecto urbano al urbanismo estratégico o al urbanismo paisajístico. Como señala Rafael Moneo en su texto de presentación del libro: “La intencionada selección que de argumentos y autores han hecho los editores renuncia a presentar una visión unitaria y homogénea de lo que ha sido el urbanismo desde que se consolidó como disciplina, insinuando así, con la propia estructura del libro, la tesis que en él subyace: cómo “la cultura del plan ha ido dejando paso a otras formas de urbanismo”. Otras visiones que son, en último término, aquellas que más nos interesan hoy y que nos anuncian cuánto los profesionales dedicados al urbanismo deben estar atentos tanto a las estrategias ligadas a la gestión y a la política como al respeto del medio físico –respeto que implica un profundo conocimiento de la geografía y del paisaje– para alcanzar así la deseable conservación de la Tierra desde la sostenibilidad.”

Cuatro bloques ayudan a ordenar esas ‘visiones urbanas’. Cada uno de ellos consta de 8 ensayos en los que se exponen teorías urbanas, propuestas y proyectos que ilustran episodios relevantes para la historia del urbanismo. Cada ensayo incluye una bibliografía específica que abre la posibilidad de una mayor profundización en el tema y concluye poniendo en contexto dos casos de estudio paradigmáticos cuidadosamente seleccionados (excepcionalmente, tres capítulos presentan cuatro ejemplos). Los 72 casos documentados ofrecen por sí mismos una visión, en forma de mosaico, de lo que ha sido la trayectoria del urbanismo durante el siglo XX, un enorme legado de teorías, propuestas e intervenciones que han dado forma a nuestras ciudades y paisajes metropolitanos en las últimas diez o doce décadas. Contribuyen a hacer una reconstrucción global, desde el fragmento, y posibilitan la lectura con perspectiva urbana comparada. Esa perspectiva transversal adoptada permite, como apunta Jose María Ezquiaga en una reseña sobre este libro, comprobar las insuficiencias del urbanismo convencional y la necesidad de ‘reinventar el Plan’[2]. Una cuestión que se sitúa en el centro de las preocupaciones de los arquitectos y urbanistas, pero también de todos aquellos que traten de entender la ciudad contemporánea: geógrafos, historiadores urbanos, paisajistas o estudiosos urbanos.